La alimentación sana no tiene por qué ser cara


¿Qué alimentos son buenos para mí? ¿Cómo preparo una comida sana y sabrosa? ¿Y cómo puedo compartir buena comida con mi familia?

Hoy en día muchos niños de familias desfavorecidas no saben qué aspecto tienen algunos de los alimentos más sencillos como los pepinos o los rabanitos. En muchas familias las comidas ya no se preparan frescas. Por falta de tiempo o ignorancia se recurre a la comida rápida o comidas preparadas. Muchas veces tampoco se come ya en el círculo familiar. De esta manera los niños no saben lo divertido que es haber preparado uno mismo la comida ni el placer que provoca comerse esa comida con más gente. El fondo culinario de la institución benéfica de Alemania para la infancia quiere enseñarle a los niños el manejo adecuado de los alimentos. La institución benéfica para la infancia quiere evitar con este proyecto que los niños estén perjudicados en su desarrollo, así como en el colegio y en la vida cotidiana como consecuencia de malnutrición y de alimentación insuficiente.

Con la ayuda de clases de cocina en los colegios, asociaciones y otras instituciones se les despierta el interés a los niños por el placer de preparar comidas tan sanas como sabrosas y se les transmite conocimientos sobre una alimentación sana. Los niños no sólo van juntos a hacer la compra, sino que también cocinan juntos y pueden comerse orgullosos „su“ comida con los demás en la mesa grande. Las recetas no sólo son fáciles y económicas, sino que también están desarrolladas en parte por los propios niños. Para que lo que han aprendido se lleve a la práctica en casa se implica también a los padres en las clases de cocina. El objetivo del proyecto es que los niños consigan a través de lo que han aprendido un nuevo acceso a la alimentación sana y que en lo sucesivo echen mano de comida rápida en casos contados.

Kinderhilfswerk
Kinderhilfswerk